Uncategorized

Manual Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition)

Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition) book. Happy reading Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF Condúceme a la locura (Tentación) (Spanish Edition) Pocket Guide.

Segundo Premio, dotado con 7. Segundo premio, dotado con 1. Producciones, por su dinamismo, por incluir una historia divertida y contar con un equipo solvente. Segundo Premio, dotado con 1. From 17th to 24th of November Download Schedule. And that's when I found the Book of Enoch -- one of the Apocryphal books which tells the story of the Watchers and the Nephilim. Although the Aprocrypha on the whole is controversial, and the books which comprise it may have been written centuries after the bulk of the material in the Bible, there are places within the Bible which validate the existence of the Nephilim as well as the descent of the Watchers to Earth, and their punishment: "That the sons of God saw the daughters of men that they were fair; and they took them wives of all which they chose.

SearchWorks Catalog

There is even some evidence that the Watchers and the Nephilim were mentioned in the Dead Sea Scrolls. The chapters in the Book of Enoch which pertain to the Watchers seemed to echo the songs on "Zoon" chapter for chapter, in some cases line by line.

As I compared the two -- as I'll do through the course of this essay -- I found that the myth went even deeper. McCoy has grafted layer upon layer, revealing a splendid mythological source, telling and retelling the tale of supernatural-mortal love. The kind that always seems to end in ruins. Descienden por tanto a la Tierra y las toman como esposas, pero al nacer los hijos fruto de su amor, las mujeres dan a luz a una raza de gigantes que casi logran destruir el planeta por completo.

A mediados de los 80 surgieron en Inglaterra otro tipo de gigantes y dieron forma a los Fields of the Nephilim, un siniestro grupo de rock liderado por Carl McCoy. Ambas lecturas son muy recomendables para cualquier fan de la banda. Camina al borde de un peligroso precipicio de oscuridad insondable del fondo del cual surgen dedos retorcidos llegados de los prohibidos abismos exteriores para desbaratar las mentes de los humanos. Penetration, Venus Decomposing, Melt, Coma… no ofrecen respiro, no dan tregua.

Tuve que sacrificar muchas cosas para poder llevarlo a cabo. Explicaba Carl McCoy. Y eso es exactamente lo que he hecho. Una historia de amor siempre destinada a acabar en tragedia. Spanish to English: Rock band essay 2 Source text - Spanish "No one really knows that much about the Nephilim, it's a mysterious thing. We added "Fields", which is to suggest magnetic fields, pulling in toward the Nephilim, not green pastures. Then again, people have done yards of text on R.

We've all listened as hard as we can and here - in all its mystery, power and beauty - is what I believe I've heard. Fields of the Nephilim defined themselves from the first as a guitar band and they've never been swayed by fads or trends. Worldbeat, acid house, sampling, Manchester pop have all come and gone unnoticed by the alchemist Nephilim, intent upon their dark focus, refining and purifying the primal foundation of guitar-and-drums.

Technology has been allowed in - synthesizers appeared as far back as Dawnrazor- but only to illuminate and elaborate upon that foundation. And that foundation's sound, built on dense, intricate layers of guitar that simply demand more room, pushing out the walls. Even in the early work with its basic rock'n'roll kick there is an echoing, rolling feel of distance and space, of an endless landscape and a vast horizon.

The wind blows, and the fashionable and temporary close the door and hurry back down the corridor to their playroom, frightened by the black sky and the close, burning stars I still can't honestly say I know what, say, Dawnrazor or Blue Water is about. Dark, cryptic, ominous, about the most one can say of the early songs with any certainty is that whatever's happening in them is neither positive nor fun. Probably the funniest document in Neph history to date is their first American press release, wherein some unlucky flack armed with a couple of stills, the first LP and no guidance whatever tries to describe the FotN experience to an audience with even less suss.

After some half-decent atmospheric paragraphs about clicking spurs and clouds of smoke the poor soul finally takes a few pokes at the record, with results on the order of "This Volcane is the one in which Mr. Evil really gives it to Mr. The Tower, with its sympathetic portrait of a despairing woman, is as touching as it is enigmatic; we never know why she's imprisoned - if indeed she is - or what torments her Is she possessed? Is she insane? Is "this force below" the call of Cthulhu or something she alone perceives? High praise too for such sensitive handling of an unconventional female character.

There is clear progress forward on the band's longplayer debut, 'sDawnrazor.. Slowkill makes a highly attractive opener, powered by strong drumming and a massive bassline and constructed from spiralling, brilliant guitars contrasting with McCoy's baleful growl.

The whole LP is sung in this gravelly, bottom-note rumble, which at the time seemed to be Carl's only voice. Time would tell. The lyrics ponder suicide and the fascination of death, with lines like "I'm up here 'cos I wanted to die Volcane was the first one to catch my ear and is still a personal favorite, a surefooted rocker with spacious guitar work ornamented with synthesizer swoops and wails and an ominous storyline that could pass for a plain old give-back-my-girl triangle if not for its weird, dark cutting edge - "Mr.

McCoy makes "living inside her this love volcane, burning inside her this love volcane" sound more like incubal possession than mere passion, while the brief two verses and chorus raise more questions than they answer. The lyrics are balanced against a supple, sorrowful guitar pattern that echoes in space, giving this slow track a sense of isolation - solitary confinement, maybe, or the inner darkness of the killer's mind - and the overall impression is one of eerie serenity. And the black hiss of "relax Laura has a black-and-white epic science-fiction feel to it, somewhere between Metropolis and Frankenstein, with the crazed title robotrix coming to life under "full menacing skies" and standing sentinel "on the line to guard it all" in her remote storm-blasted tower.

Listening to the three LPs out of sequence one can easily pick out Dawnrazoras the band's first album. It's careful, almost guarded, and gives away very little. The sleeve design is Goth-scary but anonymous. The songs, while mysterious, are comparatively brief, direct and simple, and more importantly betray no trace of the occult and spiritual direction that would soon be the band's most identifiable trademark.

Plainly, judging both by the LP and by the tone of interviews from the period, the record-buying audience was perceived as an unknown entity which had yet to earn the level of trust already established between the Nephilim and their hardcore live following; and, as we've all seen, McCoy and company when distrustful are an extremely closemouthed lot.

It's almost hard to believe, listening toDawnrazor now, that it was created by the same five people who would in only three years feel confident and mature enough to release such astral-travelling epics as Psychonaut and Elizium. Of course, it's exactly that sense of secrecy and mystery that puts people on the scent, and the less the Nephilim chose to say the harder the curious tried to persuade them.

Their first few major features in the British press took the band's refusal to tell all as their main theme. Falling back on sarcasm and annoyance as their questions failed to elicit any idea of the Nephilim's inner workings, journalists concluded spitefully that they had nothing to say in the first place, and were in fact so utterly clueless about their own motives and behavior that they seemed to operate under radio control from another planet.

Why the Western gear? They're just comfortable in it. What was the inspiration for their sound? Oh, everything that was around at the time. We have no formula, they'd say, we just work toward a certain atmosphere and all of a sudden it explodes. What were they trying to accomplish? Couldn't rightly say. Okay, granted, the press had a bit too much fun hectoring them, but damn they were exasperating Death and relative sanity, and their intersection, are favorite FotN themes, and circled back to the fore on the second album, 's The Nephilim..

In every way this second LP expresses the band's increased sense of direction, identity and control.

23 Otoños antes de ti

Time and experience not only developed and refined their music but gave them the confidence they needed to open the door a bit wider, and the result is magnificent. Dark, rich, evocative, containing McCoy's first open references to Sumer and Cthulhu and arriving packed in a beautiful Frontier Gothic sleeve, The Nephilimis well named: a true reflection of its creators.

Digressional note: While it's obvious to anyone that Carl McCoy is the mind, heart, and soul of Fields of the Nephilim, I like to give credit everywhere it's due. No one would be more likely than Carl to understand the magickal uses of sound and vibration in conveying a meaning or evoking a response, and the Nephilim are a total sound, this density and texture of guitars, airs and percussive bedrock.

Paul's grace and power, Tony's melodic sense are impeccable and distinctive. They doubtless work under McCoy's direction and toward his still-unseen ends, but I cannot believe they do so without any freedom or creative input, and while we can't say no one else could ever be The Nephilim this lot's done dead good.

Try convincing me that the guitarist who destroyed his tremolo bar to push Submissionpast the limit is a mere tool Anyone wanting to study the tone and intent of the Nephilim's work can start right here. The band told a radio interviewer that they chose The Watchman's lyrics to be printed because they felt it was the keystone of the LP, the first track written and the source of all its themes.

Reviewers seemed to think it had to do with the brilliant Alan Moore comic book of that name, which I somehow doubt; McCoy told the Christian magazine Cornerstone that it was an invocation of Cthulhu. Indeed the tour with which they took the second LP on the road was called "The Mark of the Watchman", and the band had been including "all our Watchmen" in record credits right alongside their machine brain since Blue Water.

More about this in future. Here is the great theme of inevitable chaos and destruction, the mass end of humanity as expressed numerous times in print by McCoy and company; here it is on record.

Swae Lee, Slim Jxmmi, Rae Sremmurd - Guatemala

And here is the first time we might begin to sense that one of the Nephilim's aims is to hasten the day. The upheaval and destruction continue through Phobia, in which life-forces are drained and "all my days are turning over"; we "disable the sun, enter its space". The "righteous day" of Moonchild dizzyingly weaves reincarnation, memory and punishment by death - "I knelt down where I burned before" - then it's back in the saddle and barely a chance to stay ahead of the scathing fury of the headlong, run-for-your-life Chord of Souls.

McCoy's preacher persona returns but reveals himself as no man of God kin perhaps to the Watchman spitting curses in a ravening snarl - "It's not your God I'm after I hate your country and I hate your world The whole first side crackles with scorn and righteous wrath. Divine fire consumes the corrupt land; the Nephilim stand on the hill overlooking the burning cities with grim smiles of pitiless satisfaction, their eyes glowing through the clouds of ash and dust But don't make the mistake of thinking we're discussing mere Christian sin and retribution here - remember Cthulhu.

Chord of Souls echoes in the distance for a moment, dust settling in its furious wake, and is followed by the serene and disturbing Celebrate. One of the Nephilim's most beautiful works, as still and dark as a reflecting pool and sung in a surprisingly smooth baritone our first indication that Carl possessed an actual singing voice , Celebrate passes calm and final judgment on a humankind which has lost touch with its gods, its past and its legacy. And we'll pay for that: for our past selves, love and praise, but us, we'll burn. After that one can only contemplate the equally serene beauty of death and returning, and so we do.

The shining Love Under Will, that graceful and ghostly midnight canter across the badlands the title is of course from Aleister Crowley's famous dictum of which most people seem to know only the first half , considers the near-death experience as an experiental tool for out-of-body journeying and communion from the Unseen World, perhaps the passage into death itself. Carl has mentioned an acquaintance with it. Exquisitely played, with a fluid, melodious bassline, clear starry guitars and a smoky near-sensual vocal, it invites us to keep vigil, to "pass through my soul" and lie beside the dream-traveller awaiting our message from beyond the black veil: "when I'm gone, wait here, discover all of earth's surprises Pues no bonita, pero ya hablaremos Lo que t digas reniego aburrida.

Puedo irme ya? No s no s Paco?! Dame un beso, que sabes que te quiero con locura y me acoge entre sus brazos necesitada de cario. Nos vemos el sbado y no te preocupes por m, ya sabes que al final todo se cura expreso intentando ver la luz al final del camino, mientras asiente con la cabeza no muy convencido. Adis guapsima y no te preocupes por lo de la fiesta, no invitaremos a muchos dice Luis de camino al horno.

Y tras despedirnos, camino hacia mi coche que ya veo nada ms girar la esquina, por ser como el sol, amarillo, amarillo chilln y como para no verlo, ya que es el nico coche amarillo y antiguo si no el que ms, de todos los que hay aparcados en una calle donde las limusinas no estn ni estarn, el parking subterrneo no existe y donde seguro nunca ver aparcados ni Lamborghinis, ni Ferraris, ni Rolls Royce o cualquiera de toda esa alta gama y lujosa de vehculos en los que me permit el lujo, incluso de follar. Este es mi coche me digo recordando el Lamborghini mientras subo entristecida y afianzando an ms su recuerdo.

Este es mi coche y lo seguir siendo hasta que muera me digo sintiendo cmo la pena me ahoga y su recuerdo penetra profundamente en m, llevndose consigo, todo lo que soy. Sentada y sin poder reaccionar s, que estoy resignada a vivir una vida con mi gente y todas sus peculiaridades teniendo la sensacin de que este, no es mi sitio. M etiendo la llave en el contacto s, que estoy resignada a compartir mi vida con las personas equivocadas sabiendo que hay otras entre las que me encontrara, como si estuviera en casa. Abrochando el cinturn s, que estoy resignada a continuar con lo que haca sin que nada nuevo me sorprenda muy contrariamente a lo que Nathan haca, cada y cada da, pero no tengo otra opcin, no me queda otra que aceptar mi resignacin y entregarme por completo a ella aunque sepa que este, no es mi lugar.

Y as es, como intento arrancar mi coche, completamente desinteresada por todo lo que me rodea y espera en esta antigua vida que es la ma, igual de vieja que la del primero por lo rancio y amargo que ha quedado de m e igual de antigua que mi coche, sobre todo por lo de arrancar por las maanas y eso. Pufff Qu coazo No tengo ganas de ir al pueblo de mis padres pienso sabiendo que me quedara, porque no me apetece hacer absolutamente nada y menos inmiscuirme entre su gente y desear huir cuanto antes, pero la resignacin y mis padres tiran mucho y sintindolo vuelvo a intentar arrancar el coche despus de dos semanas de abandono, dispuesta a estar unos das con mis padres, en el puetero pueblo.

Pero no arranca da igual las veces que lo intente, el coche no arranca y ya es lo que me faltaba, porque ahora mismo no estoy preparada, para pagar el pato con l, menos mal que ya nos conocemos y con darle al estrter, lo tengo arreglao. Una vez ms y Por fin Este es mi coche Y no el anaranjado Lamborghini que nuevamente me invade trayendo tras de s momentos nicos e irrepetibles, imposibles de olvidar y es que, recuerdo la felicidad de su rostro, al caminar entre sus coches.

Solo junto a m pudo acariciarlos por primera vez y mientras tanto, enciendo la radio para entretener a mi mente porque recuerdo la nostalgia con que explicaba, de dnde proceda el nombre, de su coche ms preciado. Tan solo a m confes, que recordaba a su madre y mientras tanto, busco una emisora que conecte con mi pena porque recuerdo el fulgor incansable de sus ojos, contemplando los mos. Solo me dese a m y en su mirada percib, lo mucho que me necesitaba y mientras tanto, encuentro la sintona perfecta y adecuada para este momento, porque recuerdo, cmo me am. Pero al hacerlo vuelvo a escuchar una cancin que me nubla y hunde tristemente, en la amargura solitaria.

Qu coincidencia pienso sintiendo que rondan destellos que me indican el camino a seguir, a un lugar ya muy lejano. Qu coincidencia que M ara M ena, regrese a mis odos. Pobre pequea incomprendida, A nadie le gusta una cara triste, Pero no puedo recordar mi vida sin l. Creo, que tuve das buenos S Estoy segura, que tuve das buenos.

En menos de una hora llego a casa de mis padres y lo hago consciente que durante todo el trayecto lo nico que he hecho, ha sido derrumbarme, sin embargo, ahora que ha llegado el momento de enfrentarme a mi madre disimulo el careto que llevo fingiendo la mejor de mis sonrisas, para estar preparada cuando me mire directamente a los ojos. Pero a mi madre no se le escapa ni una y tampoco es normal que por su calle transiten muchos coches, as que mi tentativa por parecer de todo menos hundida llega a su fin, tras verla asomada por la ventana mirando hacia aqu e intentndome decir que Qu hago en la puerta?

Y eso mismo me pregunto yo, que despus de haber puesto mil caras diferentes para parecer cualquier cosa menos hundida he llegado a creer, que las falsas muecas podan disimular mi pena y as engaarla. Soy una ingenua pero tambin soy cabezona y resignada a entrar salgo del coche con mi mochila a cuestas pensando en positivo mientras sonro y nos fundimos en un abrazo muy intenso, muy carioso y demasiado ansiado por m. Qu hacas dentro del coche? Te he visto llegar, pero al ver que tardabas me he asomado Ha pasado algo? Qu va mama, es que se me ha metido algo en el ojo pero ya est y la convenzo.

Solo has trado esto? No me digas que vas a estar todo el da tirada en sof como haces todos los fines de semana, de eso nada eh, haba pensado que M am, no empieces, voy a estar unos das con vosotros y me apetece descansar, adems, me ha bajado la regla y no estoy de humor para nadie. Uy Eso no es raro en ti recrimina sonriente. M am Vamos a empezar? No, ya lo dejo ya. Ves a ver a tu padre anda, te dejar la mochila en tu habitacin.

Espera mam, tengo algo para ti y le enseo el bolso que compr, junto al reloj de Nathan. Rebeka Te lo ha regalado l? M aravilloso, segn ella su reloj es, maravilloso y lo guarda en su joyero como si fuera una reliquia, para estar de vuelta conmigo a los pocos minutos y ver, el bolso que le compr, el cual le gusta y as sonre orgullosa mientras se lo prueba, frente al espejo del saln. De mejor humor que al entrar, aunque la tristeza sea mi fiel acompaante, mi madre coge su bolso nuevo y se marcha a mi cuarto con mi mochila no sin antes recordarme, que durante estos das la soledad, no ser un sentimiento fcil de encontrar entre estas paredes, las mismas que acaricio mientras camino por el largo pasillo, para ver a mi padre.

M i padre Lo quiero con locura, pero su cuerpo inerte, lo impide serlo de verdad. Su mesa estaba debajo y desde su silln lo vea cada tarde ensimismado observando un gran bosque, de espaldas a la casa. El pequeo ventanal es semicircular y para que siguiera disfrutando de las vistas ahora que no se mueve, mi madre y yo la transformamos en lo que es, una rplica exacta de un cuarto de hospital con lo imprescindible para mantenerlo vivo y necesidades cubiertas. Sabemos, que le gust mucho trasladarse a esta habitacin, siempre fue su favorita y desde aqu, junto a mi padre, mirando a travs del pequeo ventanal semicircular, puedo sentir cmo mi mente se evade a otro lugar, muy lejos de aqu.

Hola pap Cmo ests? Te he echado de menos y lo abrazo rozando mi rostro con el suyo echando muy en falta, sus brazos rodendome. M e ha dicho mam que tenas muchas ganas de verme y lo veo pestaear dos veces. Y que queras que te contara cmo me ha ido el viaje y vuelve a pestaear, dos veces, un gesto identificable que junto a otros dos son los nicos con que puede dar su opinin, expresarse, hablar o lo que sea que hace.

Esa es, su manera de comunicarse, lo nico con que sentirse parte de este mundo injusto, la nica forma de vivir siendo ms cercano y tambin la nica manera de decirle a quien viene a visitarlo lo que piensa o siente, teniendo siempre que explicar el porqu de sus reacciones simplemente porque es complicado discernir, si sus gestos son veraces o irreales. Cuando quiere decir s, pestaea dos veces, cuando quiere decir no, pestaea una vez y cuando esta agobiado, cabreado o alguien se pone muy pesado sobre algn tema que mi padre rechaza, pestaea una vez pero muyyyyy larga, como diciendo que ya est bien y que no le demos ms vueltas al lo mismo todo el rato.

A su lado, charlando sin parar e intentando disimular mi pena, en sus ojos puedo ver que est feliz y muy contento por verme, algo que aumenta mi alegra porque la sensacin de plenitud y dicha no son sentimientos, que normalmente lo invadan. Junto a l, sentada en su silln a los pies del pequeo ventanal, observando las vistas que nos rodean, me paso todo el da hablndole de mi viaje, de las personas que he conocido, de los lugares que he visitado, de todas las cosas que me han pasado, del lujo, de las compras, del estrs y de todo. Le hablo de todo, excepto de Nathan.

Ni siquiera lo nombro, tampoco lo incluyo en las cenas y ni le cuento que es uno ms, del entorno familiar de su amigo Harold, simplemente no le cuento nada sobre l porque para m es mejor hacer como si no existiera y no preocupar a mi padre, por mi pena. Ya lo estuve por culpa de Oscar y aunque no se parece en nada porque jams lo am, mi padre en ese momento me vio muy hundida y la pena de mi regreso es mi mayor dolor, por eso no estoy dispuesta a mostrarle, lo vulnerable que soy, al contrario, tengo que aparentar que soy fuerte y valiente, tengo que esconder la amargura y angustia que me invade porque tengo que demostrarle que he sido feliz y que este viaje me ha hecho ver la vida con otros ojos, con positivismo y con espritu renovador.

Pero yo no s mentir, por mucho que lo intente se me ve a la legua y a pesar de que la verdad suprema siempre me obliga a decir y expresar lo que siento sin razonar ni cavilar sobre ello, consigo, que mi padre me crea. S, logro que mi padre vea lo feliz que he sido en M anhattan, porque me he olvidado de Nathan durante mi propia conversacin y todo porque se me da muy bien no contar toda la verdad, aunque siempre sea cierto, todo lo que cuento, as que con mi padre, consigo esconder mi tristeza y olvidarme de Nathan, pero mi madre M i madre siempre estar a la expectativa de conocer todo lo que he hecho en este inesperado viaje, siendo para m un claro sntoma de que har preguntas y algunas muchas sobre Nathan, de quien por cierto le habl, pero con cuenta gotas.

No s cuando lo har, pero llegar el da en que tenga que contarle que pas entre Nathan y yo, pero por mucho que d mil rodeos para intentar explicarle qu nos pas, me voy a dormir sin hablarle de l y menos de su trastorno del pnico. Pero el tiempo pasa muy deprisa y estando en el pueblo con mis padres mucho ms, ya que aunque intento relajarme, no lo consigo. Las horas son eternas y los das pasan y pasan sin saber nada de Nathan, de hecho, pasan tan deprisa, que aleja de m, mi pasado ms cercano, lo nico necesario para curar mis heridas, porque en tan solo unos das me he dado cuenta, de lo dividido que est mi corazn.

Una parte est conmigo y es la que me ayuda a levantarme cada da. Otra, se refugia junto a mi padre y con ella consigo relajarme, aunque est vaca, pero hay un trozo de m, donde la tristeza se ha adueado de todo e impide, que mis esperanzas llenen mi interior. Pues ah, he guardado a Nathan, un lugar recndito e inaccesible que me mantiene deseosa por encontrar una salida que me ayude a unir por fin, las tres partes de mi ser. No obstante, aqu no puedo, tena la certeza de encontrar un poco de calma en soledad estando en el pueblo, pero como bien dijo mi madre no la he encontrado y parece que lo vivido, haya sido un sueo, ya que habiendo pasado el tiempo ya no s si Nathan se ha olvidado de m o simplemente me recuerda con su silencio, que lo nuestro fue pasajero, opinin de mi madre, que se pasa los das dicindome que lo vivido es lo que cuenta, porque debo mirar al futuro con perspectiva.

Perspectiva que perspectiva ni qu leches voy a ver, si de quien quiero saber no s, no sabe de m y parece inexistente. Lo llam. Cuando llegu a casa de mis padres lo llam, al da siguiente tambin, al siguiente otra vez y al otro ms, de hecho, no he dejado de hacerlo incansable, ya que lo nico que hago es preguntarme el porqu de ignorarme, una y otra vez. Quizs, se haya olvidado de m o quizs, no quiere ser mi amigo y yo, que insisto e insisto quizs, ya debera hacer lo mismo, pero llegados a este punto creo, que nadie, merece ser olvidado, as que ayer, volv a llamarlo.

S, que no debera haberlo hecho, s, que tras decenas de llamadas sin respuesta debera mandarlo a la mierda y pasar de l como l hace conmigo, pero aun queriendo, no puedo, de hecho, por mucho que lo intente no consigo evitar que mis dedos tecleen su nmero resistiendo la tentacin de llamarlo, porque no entiendo, por qu me hace esto, as que ayer lo llam otra vez, muy necesita de l.

M i madre estaba en el jardn, bueno jardn ella lo llama as, pero realmente es un espacio de 25metros cuadrados en el que tan solo hay un rbol, un rosal, dos setos y un jazminero, ese es, el jardn de mi madre, una terracita muy pequea donde solemos desayunar todas las maanas rodeadas por esas cuatro plantas que mi madre cuida constantemente, como si fuera el botnico. Estaba cansada de no hacer absolutamente nada y en la tele no echaban nada interesante, as que volv a llamarlo, pero no me contest. Sonaba, sonaba y sonaba una y otra vez, hasta que la llamada se cortaba por insistente, pero soy muy cabezona y cuando se me mete algo en la cabeza no paro hasta conseguirlo y persistente lo volv a llamar despus de comer, a media tarde otra vez y por la noche llegu tanto a insistir, que al final en la ltima llamada se puso un contestador que deca, que el mvil estaba apagado o fuera de cobertura.

Apagado ms bien pensaba mientras me tumbaba en la cama para intentar dormir algo. Fuera de cobertura no puede ser pensaba mientras cerraba los ojos. Dormir Ya me gustara a m, poder dormir de un tirn. Desde que llegu no logro hacerlo plcidamente, me da la impresin que mi cuerpo ha olvidado lo que significa descansar por completo y aunque mis huesos, msculos y toda mi parte corprea s lo hacen, mi mente, corazn y alma, anhelan su presencia constantemente y esas, son las partes de m, que no consigo adormecer ninguna noche.

Cada dos por tres me despierto, cada dos por tres aoro su cuerpo, cada dos por tres me levanto en mitad de la noche para beber agua, asomarme al cuarto de mi padre para comprobar que sigue ah y volver, a acostarme, pero me desvelo con su imagen pululando por mi cabeza y en todas y cada una de mis noches sudo y me retuerzo recordando el da en que me ech intentando olvidarlo, sin conseguirlo. Por eso hace das que no duermo y no solo porque lo echo de menos, si no porque me despierto sobresaltada y muy asustada, por culpa de un sueo. Ya lo tuve una vez estando en la Torre, pero Nathan estuvo a mi lado para consolarme y sosegar mis malos pensamientos, sin embargo, ahora que el sueo ha regresado perturbando mi vigilia, me despierto muy sola en la cama, donde nadie excepto yo misma, puede calmarme tras mis pesadillas.

Sola, muda y encadenada, corro hacia la luz donde Nathan me espera, con brazos abiertos, pero mi intento de alcanzarlo es en vano y cuando estoy a punto de tocarlo las cadenas tiran de m, hasta caer al suelo, entonces Nathan desaparece, la luz se apaga de repente y me quedo sola, muda y encadenada. Tengo muy mal despertar, no he logrado hablar con Nathan desde que llegu, los recuerdos me invaden cada segundo que pasa y la pulsera La pulsera est en mi mueca y paso el da toquetendola afianzando an ms mi pesar, incapaz de hacer algo que me llene de alegra, me haga ser ms positiva y me devuelva lo que hasta hace unos das, tuve.

Rebeka Te has despertado? M e acompaas al mercado? Tengo que comprar el arreglo para la comida oigo decir a mi madre desde el otro lado de la puerta. No me apetece, adems, quiero ducharme y excuso aburrida. No te importa verdad? Pues s que me importa y bastante la verdad, no pienso consentir que te pases todo el da encerrada en tu habitacin, desde que llegaste no has hecho otra cosa y cada da que pasa te pareces ms a tu padre, anda, haz el favor de levantarte y acompaarme, que hoy hace un da precioso y te vendr muy bien que te d el sol, que ests muy blanca insistente, muy pesada y cabezona, la oigo hablarle a mi padre mientras me tapo la cabeza con la almohada, intentando evitarla.

Pero da igual lo que haga, la conozco demasiado como para saber que no se dar por vencida, insistir e insistir hasta que me vea salir por no volver a escucharla, as que me levanto a regaadientes, salgo de mi habitacin y la miro con cara de pocos amigos por obligarme a hacer algo, que no me apetece en absoluto, de hecho, solo el pensar en las personas que ver en el pueblo y tendr que saludar por cojones, me pongo de los nervios y mi madre lo sabe, pero tambin sabe hasta dnde soy capaz de llegar cuando me hundo y ahora, estoy totalmente hundida en mi propia mierda, de hecho, esta no es la primera vez que me pasa y eso ella, tambin lo sabe.

Tres veces en mi vida he estado hundida, tres veces en mi vida me he encerrado en m misma sin dejar que nadie me sacara de mi particular hoyo, tres veces en mi vida me he sentido vaca y esta es, la tercera. La primera vez fue, cuando mi padre tuvo el accidente. Su turno, siempre era de maanas. A las seis de la maana sala de casa con el taxi y no regresaba hasta las tres del medioda y a veces, incluso a las cinco, pero ese da, mi padre cambi el turno, ya que un compaero necesitaba esa noche libre y mi padre se ofreci voluntario, a sustituirlo.

Nunca olvidar ese da, 2 de Febrero del ao Esa maana, me levant como cualquier otro da para ir a trabajar. Por aquel entonces lo haca en una tienda de ropa y esa semana me tocaba turno de maanas,. Y as lo hizo, despus de estar trabajando toda la maana pas toda la tarde con mi padre hasta que se march a las doce de la noche, supliendo as, el turno de su compaero. A la maana siguiente, nos enteramos de lo sucedido. M i padre regresaba a casa, eran las seis de la maana y no haba mucho trfico, estaba parado con el taxi esperando a que el semforo se pusiera en verde y cuando lo hizo y mi padre estaba cruzando la avenida, un coche se salt el semforo y lo embisti.

Segn nos cont la polica, el taxi dio un montn de vueltas de campana y el otro coche se dio a la fuga sin lograr localizarlo ni saber quin fue el hijo de puta, que abandon a mi padre en la calle. Tuvo tantas contusiones, tantas fracturas en la columna y tantos traumatismos en la cabeza a pesar de llevar airbag y cinturn, que su cerebro se qued sin oxgeno demasiado tiempo, pero gracias a que la ambulancia no tard mucho en llegar, mi padre vivi, sin embargo, s fue demasiado tarde, para su mente.

A las ocho en punto de la maana nos llamaron, para darnos la terrible noticia, mi madre se cay al suelo mientras hablaba y cuando la agarr, las nicas palabras que deca eran, pap y hospital. Ignorando por completo lo sucedido y viendo a mi madre con un ataque de ansiedad que le cortaba por completo la respiracin sin dejarla reaccionar, subimos en el coche y nos fuimos cagando leches hacia el nico lugar que mi madre era capaz, de pronunciar, Hospital Vall DHebrn, donde al llegar y hablar con los mdicos, me hund. Las contusiones eran lo de menos, las mltiples fracturas en la columna eran muy graves y mi padre quedara parapljico, pero su coma tras la hipoxia, nos derrumb por completo.

Segn nos explicaron, la hipoxia le caus daos irreparables en su cerebro que lo dejaran para siempre inmvil e insensible, y desde ese da hasta el da de su muerte, mi padre vivira enchufado a una mquina sin ms movilidad, que el instinto de humedecer sus ojos. M i madre estaba hundida, demacrada y totalmente ida, as que durante los tres das que estuvimos en el hospital fui yo quien ocult lo que senta, para centrarme en ella, su bienestar y la vigilia a mi padre por si despertaba. Pas lo tres peores das de mi vida y al igual que ahora no consegua dormir, de hecho como ahora, la tristeza y desdicha, me invadan.

Pero despert, al tercer da mi padre despert y tras dos meses por fin, no fuimos a casa, solo entonces pude permitirme el lujo de caer en el hoyo por primera vez en mi vida y rendirme a la pena que inundaba mi corazn y el mi madre, as que en cuanto llegu a mi casa me encerr en mi cuarto para solo salir y estar a su lado, e intentar hacerlo sonrer, pero ni el hoyo ni las leves sonrisas de los ojos de mi padre, me sirvieron de algo.

Ese fue mi primer hundimiento y ese verano estaba tan echa polvo, que mi amigo Oscar supo consolarme, acompaarme y sacar de m, todo lo bueno escondido, de hecho, tanto sac, que nos liamos y aprend a vivir con mi padre inmvil y mi madre sacrificada, renaciendo junto a Oscar, un amigo que pas a novio tras dos aos de idas y venidas al que le entregu todo de m, hasta el punto de aceptar su proposicin de matrimonio.

S, Oscar me sac del hoyo, lo que no saba era, que Oscar tambin sera, quien volvera a hundirme en l. Sus engaos y mentiras, sus cambios repentinos de humor, su egosmo e insolencia, su ignorancia y desinters ante mis deseos y su arrogante orgullo, me volvieron a derrumbar y por su culpa remov aquel hoyo donde me volv a tumbar, hasta que Harold y Bea me propusieron, irme de viaje con ellos.

Una vez, vi mariposas volar y ech a correr tras ellas,

Ese fue el momento exacto, en que decid salir, lo que no saba era, que llegara al cielo para volver a caer, directamente en el infierno, donde ahora mismo me encuentro, tocando muy hondo. M i madre sabe, hasta qu punto soy capaz de llegar cuando me hundo, as que no puedo engaarla, sin embargo, no sabe casi nada sobre Nathan y tampoco he querido contarle nada durante mis das en su casa, porque no estoy preparada, as que si quiere ir al mercado y desea que la acompae pues lo hago y as me evito contestar sus preguntas, desde mi particular hoyo.

Para m, es mucho mejor seguir con sus planes animosos y contertulios con los del pueblo, que esperar sola en casa a que llegue y se ponga en plan poli malo por haber preferido ocultarme al mundo y seguir hundindome en mi pesar. Pero mi madre se entretiene demasiado, le encanta pararse a charlar con quien quiera que sea, porque ella es feliz as y le gusta curiosear en la vida de la gente, pero estar desde las diez de la maana hasta casi las doce para comprar cuatro cosas en la carnicera es una exageracin, un tiempo demasiado valioso que he tenido que malgastar saludando a gente que no me interesa y que por obligacin he tenido que atender, para que mi madre se quedara tranquila, una chorrada de esas suyas que por ovarios toca hacer, cada vez que vengo al pueblo.

M enos mal que adquiero un falso carcter para sobrellevar los saludos y preguntas y al volver escondo para acompaar a mi padre en nuestra penosa soledad, gracias al silencio y pequeo bosque que admiramos, desde el pequeo ventanal. Hola Bea, dime oigo decir a mi madre tras responder al telfono. Ah Bueno, no pasa nada, s, vale, cuando vengas hablamos. Adis Bea adis y al despedirse camino hacia la cocina, para curiosear un rato. Era Bea? S responde escueta segn me da la lechuga para lavarla. Ha pasado algo? Ha llamado para decir que solo vendr ella a comer y toso sin querer encima de la lechuga al atragantarme, con mi propia saliva.

Hija de verdad ponte la mano anda me rie asqueada mientras me da la lechuga para que vuelva a lavarla. Y qu te ha dicho? Pues eso, que solo vendr Bea porque Harold sigue en Nueva York. Rebeka Hija dnde ests? Lo siento mam, tengo que ir al bao y dejndola con la palabra en la boca echo a correr, para llamar por telfono.

Sentada en el vter, pienso en Nathan y lo vuelvo a llamar, pero su mvil sigue apagado, porque la cobertura en la Torre no es problema, as que resignada y apenada por no escuchar su voz llamo a Bea, para que explique un poco mejor a qu se debe la ausencia de Harold, pero tampoco lo coge y aunque vuelvo a llamarla por parecerse a mi madre, mi insistencia, no obtiene respuesta. Encabezonada en saber, qu coo pasa, llamo a Erika, pero su mvil tambin est apagado, as que de los nervios oigo a mi madre llamarme pasando de ella,.

Jackson Jackson al principio no me gust por conocerlo en plan espa, pero sentir que su confianza y fiel amistad eran primordiales para l, me hizo cambiar de opinin. Jackson Jackson me encanta y dijo que aunque estuviera lejos, l siempre me ayudara, as que Jackson me tendr que contestar porque siempre tiene el mvil encendido y siempre responde, pero Jackson Jackson tampoco contesta, tambin tiene el mvil apagado o fuera de cobertura y Jackson, era mi ltima opcin.

Y as, sentada en el vter sin ms alternativa que resignarme a no saber, nada de nadie, me vuelvo a hundir en m misma y en mi particular hoyo de mierda, hasta que escucho a mi madre otra vez, llamarme a voces. Ya voy mam! Qu ganas tengo de volver a mi casa pienso mientras me subo los pantalones. Qu ganas tengo de estar en mi casa sin hacer nada pienso mientras salgo. Qu ganas tengo de regocijarme en soledad, en mi pequeo sof.

Qu ganas tengo de estar, completamente sola. Qu pasa mam? Podras ayudarme un poco no crees? S mam y la ayudo deseando irme a mi casa cuanto antes mejor, pero mientras friego pienso en Nathan, mientras oigo a mi madre parlotear, l, revolotea por mi cabeza, mientras el agua moja mis manos noto, cmo mi resignacin se transforma en un mal genio que amarga mi mal carcter y mientras espero a Bea desespero y me hundo un poco ms en mi propia mierda, sabiendo que ya no debera estar presente, mi mal despertar.

Sin embargo y acrecentando el enfado de mi madre, mi mal genio matutino est ms que presente y mientras espero entre cacharros, jabn y agua, a que pase el tiempo y llegue Beatriz, intento relajarme con la creencia de que ella aclarar, todas mis dudas. Estoy segura que podr explicarme lo que hasta el momento me es totalmente indescifrable, cosas misteriosas, intrigantes y muy sospechosas, que me perturban y obligan a pensar y recordar todo lo vivido, aun sin entenderlo, cosas como la ausencia de Harold o esos asuntos tan importantes por resolver que me dejaron con mil dudas, incluyendo hacer llamadas a diestro y siniestro, sin que nadie me conteste, ah y todo eso sin contar con que simplemente me cuente cosas, sobre Nathan, de quien an no s, nada de nada.

Solo por eso espero impaciente a que llegue mientras pienso en l, lleno el lavavajillas, remuevo el caldo de vez en cuando y doblo los calcetines, de mi padre. Pero espero y espero y espero a que llegue con un nudo ahogando mi garganta, mientras mi madre le habla a mi padre y yo me doy una ducha en una ducha de verdad y ms grande que la de mi casa, donde intento despejarme para llenarme de energa y sobrellevar todo lo que pueda sonsacar a Bea, aunque despus la siga esperando con los nervios a flor de piel y sin dejar de mirar el reloj, una y otra vez.

Y por fin, tres cuartos de hora despus escucho su coche, aparcar en nuestra puerta. Nerviosa, me asomo por la ventana para comprobar que es ella viendo que s, sin embargo, su aspecto es diferente, parece entristecida y en Bea no es normal, algo que enseguida me hace sudar porque si antes estaba nerviosa, ahora, tras ver su rostro al saludar a mi madre, estoy, temblando de miedo.

M uy juntas y cogidas del brazo, sus gestos y actitud son las normales en ellas, pero sus rostros no son los esperados tras estar tres semanas sin verse, de hecho, la supuesta alegra ha sido sustituida por la tristeza y lgrimas de Bea, que me hacen temer lo peor mientras sentada en una silla las espero con el corazn en un puo y los nervios enredando a mi estmago, hasta que las veo entrar sonrientes y erguidas, como si la pena hubiera desaparecido por arte de magia. Hola Rebeka cario Qu tal? Aqu andamos respondo sonriendo falsamente. Por qu no ha venido Harold?


  • El Manantial (Spanish Edition)!
  • Y Por Fin Te He Encontrado - Jessica a. Gomez;
  • The Queen of the Sea;
  • Una vez, vi mariposas volar y ech a correr tras ellas,.

Esos asuntos que te coment y me mira de reojo como si intentara evadirme. Al final no s que ha pasado pero no volver hasta la semana que viene. Claramente ignorada y por partida doble, me quedo sentada en el sof mientras intento enterarme de qu hablan, bajando el volumen de la tele y centrando mi atencin en sus palabras, pero casi ni las escucho, estn hablando en voz baja y por mucho que intente afinar el odo, las pocas palabras que puedo escuchar estn sacadas de contexto y no me sirven de mucho.

No obstante, tres de ellas me dejan con la duda y curiosidad, de saber ms, ya que el nombre de Nathan me hace temblar al orlo, por creer sentir sus manos, rozando mi piel. Y vuelvo a toquetear la pulsera Y la acaricio sin cesar tras pensar de nuevo en l Y la rozo incansable como si no lo hiciera bastante durante todo el santo da Y mientras la toqueteo pienso, en esas tres palabras Son, las nicas que entiendo claramente, su nombre, Nueva York y traslado, tres palabras clave que me hacen pensar en lo que se puedan estar confiando, mientras las veo llorar inmersas en su particular conversacin, siendo la misma en que me gustara estar presente y de la que querr saber, en cuanto entren.

Ellas lo saben, mi madre y Bea saben que estoy intentando escucharlas y tambin saben que si el nombre de Nathan est presente en sus pensamientos y comentarios, yo, querr saber qu pasa, y no pasa mucho tiempo hasta que deciden entrar, pero asombrndome de nuevo las veo sonrientes como si la tristeza de.


  • Refine your results?
  • 1987 albums.
  • Me and Nobbles!
  • I ♡ My Pinchi Viejo!.
  • Axle Spline, Private Eye (Axle Spline, Private Eye, The Series Book 1);

Rebeka, saca la ensalada de la nevera ordena mi madre mientras se sienta y Bea se acerca a la habitacin de mi padre. Os he visto llorando Problemas hija, problemas confiesa entristecida. No te preocupes, Bea hablar contigo ms tarde, ahora comamos en paz que tengo el estmago revuelto comenta haciendo que la incertidumbre me invada y la resignacin me impida hablar, con descaro. Los cotilleos de mi madre y el pueblo, la salud y el estado del padre de Nathan, lo simptico que es Jerry, lo feliz que est Erika, lo mujeriego que se ha vuelto Junior y sobre todo Helen, son los temas de conversacin que ellas mantienen, mientras comemos.

Yo, casi no hablo, me pongo de los nervios cuando mi madre cuenta cosas de los del pueblo, hago comparaciones mentales entre Richard y mi padre cuando Bea cuenta que sigue igual, recuerdo las veces que he coincidido con Jerry y sonro confirmando, lo simptico y carioso que es, aoro a Erika y les cuento a Bea y a mi madre lo mucho que la quiero y pienso en lo mujeriego que era y es Junior mientras comento lo bien que se llevara mi madre con Helen, por ser parecidas. Yo, casi no hablo, lo nico que hago es pensar y pensar tan solo en Nathan, pero ni pensar ni escuchar sus comentarios me es suficiente para calmar mi ansiedad de saber, que nada de lo que hablamos mientras comemos, hace referencia a la nica persona que me importa, as que entre opiniones y misterio mi impaciencia, cabezonera y curiosidad, no lo soportan.

Cmo est Nathan? Bien responde cabizbaja. Vas hacer caf Raquel? S Bea, salid a la terraza mientras recojo todo esto y ahora lo llevo responde segn Bea se levanta y me dice que la siga. De los nervios, temblorosa, con el corazn en un puo y deseando saber qu coo pasa, me siento en una silla del jardn de mi madre y entristecida, Bea coge mis manos.

Te ment dice sin saber a qu se refiere.

Almería International Film Festival

En el jet, antes de despegar ocurri algo, pero cuando saliste del bao fui incapaz de contar la verdad y te ment y apretando mis manos fuertemente, Bea me mira a los ojos y la veo llorar. Qu pasa? Cuando estbamos a punto de marcharnos Junior llam a Harold y Quiero que sepas que en parte no dije la verdad porque tampoco saba qu decir exactamente, prefer esperar hasta conocer a fondo la situacin y as encontrar el momento oportuno para hacerlo y asiento con la cabeza expectante, desconcertada y echa un flan de nervios.

Nathan estrell una bola de golf contra el ventanal de su casa y por lo que Harold me cont, no era la primera vez que lo haca S Bea, eso lo s, llevaba meses hacindolo y asombrada Bea cabecea y levanta su mano, hacindome callar. Destroz el ventanal y el fuerte viento que entr en su apartamento lo expuso tan inesperadamente al exterior, que tuvo un ataque de pnico muy fuerte y y se lo piensa. Qu Bea! Qu pas! Nathan sufri un infarto Qu! No puede ser! Tranquila Rebeka Que me tranquilice! Nathan sufri un infarto y me entero ahora!

Por qu no me lo dijiste! Tendras que habrmelo dicho! Se supone que eres mi amiga! Y cmo est? Porque est no? No puedo creerlo Esto es de locos Tendras que habrmelo dicho Rebeka por favor, tranquilzate Y una mierda me tranquilizo! Rebeka, por favor suplica con lgrimas en los ojos. Vale, ya me tranquilizo, pero Cmo est?

Si me escuchas te lo cuento todo Eso deberas haberlo hecho antes No crees? S y lo siento de verdad M e da igual Bea, me da exactamente igual que lo sientas, sigue hablando y djate de lo sientos que no estoy para nadie Est bien y cabizbaja no me da pena. Al ver los cristales cayendo sobre nosotros Junior subi a su casa y lo encontr con convulsiones, entonces lo cogi en brazos y baj a la sptima, la enfermera y el doctor de su padre consiguieron controlarlo y estabilizarlo y me mira. Est bien Rebeka, Nathan est perfectamente, solo pas dos das en la enfermera y ya es el de siempre me cuenta sonriente aunque llore como una M agdalena.

Harold se ha quedado a su lado en todo momento, est muy preocupado por l y por el futuro de la empresa, por eso nos hemos visto obligados a tomar cartas en el asunto. Nos mudamos Qu? Os vais? S Rebeka, Harold vendr la semana que viene para traspasar la Notaria a Don Federico, poner en alquiler nuestra casa y terminar de recoger nuestras cosas.